La quinta sinfonía de Mahler.

La quinta sinfonía de Mahler.

En el universo musical, la Quinta Sinfonía de Gustav Mahler tiene un sitial de honor. Un sitial que se ha ganado por su propia esencia. En este artículo no haré un desglose analítico de la obra, sino una visión general de las partes que la componen. Buscaremos el mensaje oculto que Mahler quiere transmitirnos.

Origen

Mahler comienza a escribir su quinta sinfonía en do sostenido menor en 1901. Muy probablemente en el inicio del verano de ese año, ya que estaba en la casa de descanso veraniego que había adquirido en Maiernigg, Austria. A principios de ese año, Mahler estuvo tan enfermo que creyó que iba a morir. Gracias a los cuidados de su hermana Justine y de su entonces compañera Natalia Bauer, pudo salir de la gravedad.

Ya para la fecha, Gustav había sufrido el dolor de la pérdida de sus padres y de tres de sus hermanos, Erns, Leopoldine y Otto. Estas pérdidas le causaron, además, una obsesión por la muerte y por lo que hay luego de esta vida. En su segunda sinfonía, publicada en 1897, Mahler expone abiertamente sus dudas desde el primer movimiento, para luego cerrar el ciclo con una respuesta de fé y absoluta esperanza, representado en el coro de su famoso quinto movimiento, Auferstehn (Resurrección).

Del uno al cinco

La obra consta de cinco movimientos. Los tres primeros fueron compuestos en 1901. 

 El primer movimiento, Trauermarsch ó Marcha Fúnebre,  inicia con la notación rítmica tresillo de corchea – nota larga, conocida como «la llamada del destino«. Esta misma notación ya fué utilizada antes, al inicio de otra gran quinta sinfonía, la del genial Beethoven. El dolor y la incertidumbre están presentes durante todo el movimiento.

Súbitamente la desesperación inicia el segundo movimiento, Sturmisch bewegt, mit grosster vehemenz (movimiento tormentoso, con gran vehemencia), el cual se debate entre momentos de tensa calma y retorno a la tormenta.

Luego llega un contraste notorio con el Scherzo, basado en el landler, danza folklórica en tiempo de vals, muy popular en la región germánica. Un momento largo, 17 minutos, de sosiego dentro de la angustia, que trae gratos recuerdos y termina eufóricamente.

En 1902 concluye los dos últimos movimientos. El más famoso de todos, el bellísimo Adagietto, es un oasis musical. De una sublimidad raramente manifiesta, expresa un sentimiento profundo de amor y de esperanza. Mahler confía tanta belleza a la sección de cuerdas y al arpa, logrando momentos de absoluta intimidad y pasión contenida. El tiempo se detiene y por un momento, somos llevados a una dimensión etérea, plena de paz y amor. La entrada del corno anunciando el Rondó, es el llamado a una nueva visión. Ya no hay angustia, no hay temor. Hay alegría, felicidad, esperanza, frescura. La reminiscencia de temas del segundo, tercero y cuarto movimiento, se entremezclan en un carácter festivo, que conduce a un final extraordinario y desbordante de alegría.

Alma o la comprensión del amor.

Es notable la diferencia de atmósfera entre los tres primeros movimientos y los dos últimos. Muchos lo atribuyen al hecho de que para cuando Mahler finaliza la sinfonía, ya estaba casado con su gran amor, Alma Schindler Es a ella a quien dedica su poético Adagietto, como declaración sublime de amor eterno.

Años más tarde, el gran cineasta Luchino Visconti elegirá este movimiento para recrear la dramática escena final de su famoso film Muerte en Venezia. 

Disfruta de esta maravillosa obra

Para que disfrutes de esta sublime y única obra, te comparto tres enlaces de tres versiones extraordinarias.

Leonard Bernstein, el gran mahleriano por excelencia, nos regala una potente versión junto a la Filarmónica de Viena, 1972. Click aquí

El gran Claudio Abbado nos deleita con una magnífica entrega junto a la Orquesta del Festival de Lucerna 2004.Click aquí

Y nuestro Gustavo Dudamel, junto a la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, nos enorgullece con un concierto enérgico y jovial, grabado en vivo en 2015, en la Philarmonie de París. Click aquí

 

2 Comments

¿Te gustó el artículo? ¡Déjanos saber tus impresiones!

A %d blogueros les gusta esto: