Mascarilla de avena y miel, la clásica.

Mascarilla de avena y miel, la clásica.

Una mascarilla de avena y miel es lo más reconfortante y nutritivo para la piel. Esta mascarilla te aporta vitaminas y minerales, necesarios para alargar la juventud facial. Además de lo rica y nutritiva que sabe cuando se prepara como bebida o como atol. ¡A mí me encanta esta combinación!

Desde tiempos inmemoriales, las mujeres hemos hecho de todo para mantenernos bellas. Cleopatra era bien conocida por sus sesiones de belleza, que incluían sus famosos baños de leche. Todas nosotras hemos seguido los «consejos de la abuela», los cuales no eran sino la mejor manera de aprovechar los ingredientes que ya tenemos en la cocina.

De esos ingredientes, tal vez la avena y la miel son los más utilizados para mantener la piel bella y suave. Se utiliza mucho hoy en día en la cosmética artesanal. Pero también es utilizada como ingrediente especial en cremas humectantes y tratamientos faciales de las más importantes marcas de cosméticos para el cuidado de la piel.

La miel tiene propiedades humectantes comprobadas, además de combatir los radicales libres, y la avena es un exfoliante natural, además de calmar la piel sensible.

La mascarilla de hoy es un clásico de nuestra rutina de belleza. Además de exfoliarte suavemente, te humectará profundamente, dejando tu piel muy limpia y suave.

Sigue estos pasos.

1-) Recoge bien tu cabello.

2-) Mezcla bien una cucharada de avena en hojuelas, levemente triturada, con una cucharada de miel de abeja. No estoy segura de las propiedades de otras mieles, como la de flores o la de maple, sería cuestión de probar.

3-) Humedece ligeramente la cara y el cuello, y ve aplicando poco a poco la mascarilla, con movimientos circulares.

4-) Dejala actuar por cinco minutos.

5-) Retírala con abundante agua.

6-) Aplica inmediatamente tu humectante preferida.

Esta mascarilla es genial para exfoliar y humectar todo el cuerpo, la sensación de suavidad es increíble.

No es necesario agregarle nada más a la mascarilla, pero si es tu gusto, o tienes la piel muy reseca, le puedes añadir unas gotas de aceite de oliva, te dejará la piel extra humectada!

Ya la probaste?? Cuèntanos tu experiencia en los comentarios!

No Comments

¿Te gustó el artículo? ¡Déjanos saber tus impresiones!

A %d blogueros les gusta esto: