Merienda rica y nutritiva

Todos disfrutamos siempre de una merienda rica y nutritiva. Pero no siempre ambas condiciones se encuentran en el  mismo bocadillo. Especialmente cuando se trata de nuestros niños, sabemos que lo que más les gusta no es lo que más los alimenta.

Aquí les quiero compartir una merienda muy rica y fácil de hacer. Ideal para merendar en las tardes, sobre todo en esta época de calor.

Se trata de unos cubos nutritivos, a base de cambur (banana), plantillas (soletillas) y avena. Se sirven fríos y se acompañan con una crema de chocolate, a base de auyama...¡Sí, leyeron bien! La base es de auyama, pero créanme que no se siente para nada, y queda riquísima.

Cubos nutritivos

  • Dos(2) cambures (bananas) madurados, grandes.
  • Seis (6) plantillas ó soletillas.
  • Dos (2) cucharadas de avena.
  • Una (1) cucharadita de azúcar (opcional)
  • Una gotas de esencia de vainilla.

Se procesan o licúan las soletillas troceadas junto con la avena y el azúcar. En un bol se trituran los cambures (bananos). Una vez triturados, se le agrega el polvo de soletillas y avena. Mezclar muy bien con tenedor, hasta hacer una pasta compacta.

Con la mano, vas haciendo bolitas con esta mezcla. En un molde para hacer cubitos de hielo pequeño, ligeramente engrasado, vas a colocar las bolitas, de manera que rellenen cada molde. Al finalizar, lo metes en el congelador por dos (2) horas.

Mientras tanto pasamos a hacer la crema de chocolate.

Crema de chocolate

  • 300 gramos de auyama (calabaza).
  • 50 gramos de cacao en polvo,
  • Tres (3) cucharadas de mantequilla de maní.
  • Endulzante al gusto.Puede ser azúcar, miel, edulcorante.
  • Unas gotas de esencia de vainilla.
  • Una cucharadita de aceite vegetal ( girasol, soya)

Trocea la auyama y ablándala al vapor. En una olla mediana coloca una taza de agua, y una canasta de vapor, sobre la cual pondrás la auyama. Llévala al fuego hasta que se ablande para puré. Retírala y dejala enfriar a temperatura ambiente.

Coloca la pulpa, sin la cáscara, en el procesador de alimentos o la licuadora. Tritura por unos segundos. Luego agrega poco a poco el cacao, la mantequilla de maní, el endulzante, la vainilla y el aceite. Mezcla bien, hasta lograr una consistencia fluída. Recuerda parar de licuar de vez en cuando, para evitar que se queme el motor de la licuadora o procesador. En esos momentos aprovecha para unir la mezcla con una cuchara.  Envásala en un frasco de vidrio y llévala a la nevera.

Curiosidades

Este tipo de merienda es deliciosa. Al servirse fría, también es refrescante en tiempos de calor. Y además, aporta nutrientes propios de la fruta, la avena, la auyama y el cacao.

Particularmente, yo no le coloco azúcar a los cubos nutritivos. Las soletillas son dulces y las bananas maduras también aportan un poco de dulzor. La avena le aporta el toque de fibra, tan necesaria en la dieta diaria. Pero es cuestión de gusto.

La auyama actúa de base en la crema de chocolate, al darle cuerpo. El sabor lo pone el cacao y el edulcorante o azúcar. La mantequilla de maní resalta el sabor del chocolate. La vainilla le aporta aroma y el aceite lo hace más cremoso. Yo lo endulzo con edulcorante o stevia, pero tal vez para los niños sea mejor con azúcar.

La cantidad de cacao en la crema puede variar, según el gusto.

Si no tienes mantequilla de maní, tritura tres (3) cucharadas de maní sin sal en el procesador antes de comenzar la receta. Al momento de hacer la crema, agrégala.

Los moldes de silicona son los mejores para hacer estos bocadillos. Si no los tienes, asegúrate de engrasar cada molde ordinario.

¡Disfruta con tus niños de esta rica merienda familiar!

 

¿Te gustó el artículo? ¡Déjanos saber tus impresiones!

A %d blogueros les gusta esto: