Mascarilla súper humectante

Las mascarillas humectantes son la parte más importante de una rutina de belleza. No es que el paso anterior no lo sea, pero la mascarilla es la gema de la corona. Todo el proceso que lo precede, desmaquillar, exfoliar, vapor, prepara el cutis para nutrirse. Porque eso es lo que hace la mascarilla humectante, nutrir la piel y conservar la humedad.

Siguiendo la tendencia actual, la cual se inclina por la cosmética natural, hoy les traigo una muy buena. La he usado últimamente, con excelentes resultados. Tiene tres cualidades muy importantes:

  • Es completamente natural.
  • Es muy fácil de hacer.
  • Tiene resultados garantizados.

¿De qué se trata?

La mascarilla sale de la combinación del aceite de oliva con pulpa de lechosa (papaya).

¡Es una combinación dinamita! El aceite de oliva virgen es ampliamente conocido por sus propiedades humectantes, Contiene polifenoles, vitamina E y ácido oleico, que actúan como antioxidantes, combatiendo los radicales libres. Como consecuencia, previene el envejecimiento de la piel.

La lechosa ó papaya, es una fruta, perteneciente a la familia de las pasifloráceas. Se da mayormente en América del Sur y del Centro.

Es rica en papaína, vitamina A y vitamina C. Ayuda a eliminar las células muertas de la piel, aportándole brillo y luminosidad.

¡La quiero usar ya! Dime cómo la obtengo

Prepararla es muy sencillo. Sólo necesitas:

  • Una cucharada de pulpa de lechosa.
  • Media cucharada de aceite de oliva.

Tritura bien la pulpa de lechosa, hasta hacerla puré. Luego le agregas el aceite de oliva.

Mezcla bien ambos ingredientes.

Aplica sobre cara y cuello, previamente limpios.

Déjala actuar por 20 minutos.

Retírala con agua tibia, y al final con agua fría.

Seca bien con una toalla.

¿Se puede usar en cualquier tipo de piel?

Esta mascarilla está dirigida a humectar pieles normales a secas. Sin embargo, la lechosa sola tiene propiedades antisépticas y se puede aplicar en pieles grasas, en especial si sufren de acné. Al combinar lechosa con aceite de oliva, se hace más humectante, por la acción del acido oleico.

En mi caso, mi cutis entra en la categoría de piel normal, Esto es, ligeramente grasa en la zona T ( frente, nariz y barbilla) y seca hacia el contorno. Me funciona mejor si, previo a la aplicación de la mascarilla, me exfolio el rostro y cuello. El resultado es una piel luminosa, suave y perfectamente humectada.

Prueba ésta opción de tratamiento de belleza, hecho en casa. ¡Y disfruta de un rostro bello y saludable!

¿Te gustó el artículo? ¡Déjanos saber tus impresiones!

A %d blogueros les gusta esto: