Entre corcheas y moléculas.

Entre corcheas y moléculas.

En mi vida las moléculas y las corcheas conviven en perfecta armonía. Se preguntarán: ¿Es que pueden conjugarse   corcheas y moléculas juntas? La respuesta es afirmativa, ya que soy músico y geoquímica.

Mis gustos e intereses son amplios. Como ha de esperarse me encanta la música, mis compositores favoritos son Bach y Rachmaninov. También me gusta la música venezolana, crecí escuchando a Simón Díaz por lo que siento especial interés en sus canciones. Siento afinidad por las ciencias, hacer actividades que ejerciten la memoria, estar en contacto con la naturaleza.

Músico por pasión y afinidad

Hablaré un poco sobre mis estudios musicales. No tengo familia de músicos, de niña empecé haciendo varias actividades extracurriculares como natación y gimnasia. Luego descubrí este maravilloso arte. Mis acercamientos en la música comienzan ejecutando varios instrumentos como el cuatro, la flauta dulce y la guitarra popular. Luego quise centrarme en un solo instrumento y estudiarlo formalmente. Por eso elegí el piano como instrumento principal. Fué cuando ingresé a la Escuela Prudencio Esaá, allí estuve durante 11 años en paralelo al colegio. Más adelante se agregó la universidad y la coral. Fue un gran sacrificio poder llevar el piano y las materias teóricas junto con la universidad y el coro. Dividir los horarios de clase, las horas de estudio en casa, compartir responsabilidades, fué una prueba de organización de alto nivel.

Al terminar la escuela de música, y la universidad, quise continuar estudiando piano.  Es entonces cuando ingreso a la Maestría en Música en la USB, donde actualmente preparo mi trabajo de grado y recital. También estudié dos años de composición en la Escuela de Música José Ángel Lamas. Me llama la atención hacer arreglos de música venezolana, en especial para el género de piano a 4 manos. Me gusta recibir clases y aprender todos los días, creo que mientras se tenga la oportunidad de estudiar hay que aprovecharla.

Actualmente trabajo cantando en la Coral Nacional Simón Bolívar, donde he tenido durante 9 años muchas experiencias inolvidables. Aprender a transmitir música a través de la palabra, hacer música en equipo, representar a mi país por el mundo. Adicionalmente acompaño en el piano a los Niños Cantores de Venezuela. Siempre es bueno contribuir con la formación de las futuras generaciones. No cambiaría ninguna de estas vivencias.

La UCV, mi alma máter

En cuanto a mis estudios no musicales, me especialicé en Geoquímica en la Facultad de Ciencias de la UCV Sin duda alguna ser Ucevista va más allá de ser solo un estudiante de la casa que vence las sombras. Aprendí mucho durante esos 5 años que estuve sumergida entre experimentos de laboratorios y salidas de campo. Es una carrera muy bonita y única, la mayor recompensa fue estar bajo las nubes de Calder, experiencia inolvidable. No ejerzo la carrera porque la música me llena más, pero no descarto la posibilidad de retomarla en un futuro.

¡Mi día a día es a mil por hora! Estudiar muchas horas de piano, asistir al coro, subir a la USB, trabajar acompañando en el piano al coro infantil. Son muchas actividades juntas pero, siempre y cuando seas ordenado y tengas un objetivo de vida, puedes llevarlas con éxito.

No Comments

¿Te gustó el artículo? ¡Déjanos saber tus impresiones!

A %d blogueros les gusta esto: