Soy Adriana Von Buren

Soy Adriana Von Buren

Tener la oportunidad de compartir tus sentimientos y pensamientos es una manera especial de invertir tu tiempo. Eso pienso ahora que he experimentado una dinámica distinta a la que acostumbraba gracias a importantes cambios en mi vida. Y en consecuencia a ello, he desarrollado un interés especial en espacios de la cotidianidad que antes no notaba. Hablo de eso que no conocíamos y que sin saberlo nos apasiona.

Soy músico de vocación y pasión, empecé en este mundo a los 5 años de edad, influenciada por la vena musical familiar. Mi padre músico supo introducirme en este ambiente artístico que rápidamente me robo el aliento y por ello soy violinista desde hace 20 años. Me formé en las filas de una orquesta, oficio que me llevo a cumplir mi más grande sueño como representar a los jóvenes venezolanos. Mi sueño, tocar en las tablas de grandes escenarios a nivel mundial junto a la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela y el maestro Gustavo Dudamel.

La música ha sido parte de mi vida casi en su totalidad, y el plan siempre fue enviar mi atención total a ella. Lo que no nos dicen al crecer, o, mejor dicho, nos lo dicen y no lo creemos, es que la vida da incesantes vueltas. En el año 2017 me di cuenta que se aproximaban grandes cambios y esa mirada exclusiva a lo que había hecho por más de la mitad de mi vida comenzó a expandirse a otras direcciones. Pude ver que nuestras pasiones no se encasillan y logran transformarse.

Descubrir eso fue abrir la puerta a un mundo lleno de aprendizajes positivos y lleno de alternativas. Es en este espacio, en VisBlog, donde tendré la oportunidad de contarles esos universos expandidos de otros venezolanos. Músicos, artistas, científicos, fotógrafos, y pare usted de contar, esas historias que nos llenan de buenas ideas y buenas vibras, nos invitan a abrir nuestras ventanas mentales y nos llevan a explorar lugares donde no habíamos estado.

¡Gracias por acompañarnos en este nuevo camino alternativo!

«Pintaba paciente e infatigablemente, y a mí no me cansaba posar para él (…). Durante las horas que le servía de modelo, yo no me cansaba de observar aquel paisaje que ya, para siempre, ha formado parte de mí misma. Pués siempre me pintaba cerca de alguna ventana. Y mis ojos tenían siempre tiempo de entretenerse en los detalles más pequeños»

Ana María Dalí, hermana de Salvador Dalí y modelo del cuadro «Muchacha en la ventana», imagen de éste post.

No Comments

¿Te gustó el artículo? ¡Déjanos saber tus impresiones!

A %d blogueros les gusta esto: