Abuelos Generación 2.0

Abuelos Generación 2.0

Desde hace varios años, la diáspora ha obligado a más gente a manejar la comunicación interactiva a distancia. Esto incluye a la tercera edad, quienes cada día aprenden más sobre el tema. Son los abuelos de la generación 2.0.

El siguiente relato corto puede plasmar lo que ahora es parte del cotidiano:

«En algún hogar de Venezuela, el abuelo prende la computadora. Mientras se carga el sistema operativo, y los programas, la abuela aprovecha de retocarse el cabello. Se coloca un poquito de polvo facial y color en los labios. El marido la llama: » Apúrate Ana, ya me estoy conectando». Ana llega rápidamente y se sienta al lado de su esposo. Enseguida aparece la imagen de un niño en la pantalla de la pc. Con voz  alegre les dice: «Bendición abuelo, bendición abuela! Ya vamos a partir la torta». El nietecito, que vive en España, está de cumpleaños, y los abuelos cantarán en la distancia, unidos por Skype».

¿Se sienten identificados?

Abuelos virtuales del siglo XXI

Los abuelos de este siglo no se parecen a sus antecesores de apenas cuarenta años atrás. Esos abuelos que nos encantaba visitar los fines de semana.  Esta generación de abuelos cibernéticos, han tenido que aprender a usar herramientas tecnológicas, probablemente desconocidas hasta ahora. Mismas que para sus hijos y nietos son parte de la vida diaria.

Acortar la distancia nunca ha sido tan imperativo como en estos tiempos. El nacimiento de plataformas como Skype o Whatsapp han contribuído a ello en gran medida. Los hijos que han emigrado introducen a sus padres en el aprendizaje y manejo de estas herramientas de comunicación. O tal vez, no todos tuvieron tiempo de hacerlo. Así que le tocó a los padres echar mano de sobrinos o vecinos, para que les enseñaran a hacer uso de las mismas.

Te escribo por el Facebook

Los abuelos de la generación 2.0 son activos en las redes sociales. Tienen perfil en Instagram y Facebook, leen noticias online y siguen a sus artistas y personajes favoritos. Se mantienen informados y en contacto con amigos y familiares. Las fotos y videos les permiten ser partícipes del día a día de sus nietos en la distancia. De esta manera el vínculo crece y se fortalece.

Aprender a expresarse virtualmente se convierte en una necesidad y así lo asumen y lo afrontan. Por ello han decidido que ni la diáspora, ni la lejanía van a impedirles hablar con sus hijos y nietos.

Presentes en la distancia

Infinidad de estudios psicopedagógicos han demostrado que la presencia de los abuelos en la vida de sus nietos les aporta seguridad y confianza. Los abuelos son el arraigo, las raíces. Son la conexión de la historia familiar antecedente  con la historia del presente y el futuro.

Igualmente, los nietos inyectan alegría y vitalidad a la vida de sus abuelos. Son la continuación del amor a los hijos, pero de una forma más desenfadada. Es una simbiósis total. Aunque nada sustituye la interacción presencial, mantener la comunicación, así sea virtual, contribuye a fortalecer los lazos de amor.

Soy abuela de dos pequeños, y afortunadamente, puedo compartir con ellos de forma presencial, ya que vivimos en la misma ciudad. Sin embargo, y aunque aún no llego a la edad dorada, también pertenezco a la generación 2.0. Aprendo cada día lo que el mundo digital me ofrece, y trato de incorporarlo a mi día a día. El mundo avanza y la tecnología crece exponencialmente. Lo que hoy nos parece ciencia ficción, probablemente sea cotidiano cuando mis nietos sean adultos. Apoyarlos en su crecimiento y formación implica conocer las herramientas que probablemente ellos usarán como parte de su cotidianidad.

Somo abuelos comprometidos con nuestros nietos, cercanos o a la distancia.

La edad no es un obstáculo para aprender.

¡Somos abuelos 2.0!

No Comments

¿Te gustó el artículo? ¡Déjanos saber tus impresiones!

A %d blogueros les gusta esto: